domingo, 28 de diciembre de 2014

PostHeaderIcon Arte Sobre Tinta


Me viene a la mente aquellas típicas clases de lengua y literatura de Bachiller, donde los alumnos realizábamos una serie de actividades; mero entrenamiento, para presentarnos al examen de selectividad (al plan antiguo, para ser más exactos. Sí, así de viejo es uno). El más curioso de esos ejercicios era la lectura y posterior análisis de una obra literaria que entrase dentro del temario. La cuestión era la siguiente: tras la lectura exhaustiva el alumno/a debía responder a una serie de cuestiones referentes al autor/a del texto en cuestión, tales como las alegrías de su vida, las depresiones kafkianas o el cabreo repentino con el vecino, que le había hecho rasgar el papel en vez de volcar el armario contiguo.
Claro, por aquel entonces aún no sentía que la escritura fuera uno de mis hobbies predefinidos. Escribir escribía, pero más como distracción que como sentimiento. Si hubiera sido a la inversa, posiblemente me habría levantado de la silla y, tras el portazo correspondiente, habría abandonado el edificio hecho un furia. ¿Por qué? Muy simple: si una persona no escribe (y cuando digo esto me refiero a expresar en el papel todas sus alegrías, decepciones, preocupaciones, etc.) no tiene ningún derecho a elaborar un juicio crítico sobre un escritor o poeta. Esa persona desconoce totalmente lo que le lleva a un aficionado o profesional de este arte a crear y/o destruir cualquiera de sus líneas. A veces creo entender por qué Becker exigió que sus obras fueran pasto de las llamas; seguro que se imaginaba que, allá en los siglos posteriores a su muerte, algún iluminado con un papel como salvoconducto profesional iba a comenzar a desarrollar un análisis de su vida, como si le conociera de toda la vida y más.
Escribir no es solo una pasión, señores. También es una condena, un sufrimiento. Exige no solo una disciplina; merece un ejercicio para poder organizar la riada de ideas, constantes e ilusiones que a todo ser humano por el hecho de serlo le acuden en masa de una vez y le abandonan al día siguiente. A esto último lo conocemos como “sequía de ideas”, aunque cada escritor/a tiene su propio vocablo para identificar ese periodo de tozudez cerebral, cuando las musas se toman vacaciones sin fin, hasta que les sale de sus sagrados ovarios. Es en esos momentos, señores míos, cuando al orfebre literario le llega una pena colosal ya que ve como el folio se queda impoluto y no es capaz ni de escribir una coma; igual que cuando se está estreñido:  por más que se empuja… nada. Es cuando llega la depresión y se tiende más a los vicios que a los deberes, con el fin de recobrar la fluidez de ideas que tanto le acompañaban.
Por tanto, desde aquí les digo: la escritura/literatura es  un arte, no una asignatura. Si quieren saber realmente como se sentían Quevedo, Cervantes, Espronceda… no se pongan a leer sus libros o a escuchar análisis sobre sus posibles desvelos; prueben a rellenar de letras un folio y tras la acción conseguida examínense a sí mismos. Entonces podrán tener una idea cercana a como se sentían sus literatos y obrar en consecuencia. He dicho.

Javier Cameno Higuera

El equipo

Mi foto
Presidente: Álvaro Cartagena Vega | Vicepresidencia y Tesorería: Tamara Corpas Virtus | Secretario: Jose Antonio González Gutiérrez | Vocal: Javier Cameno Higuera | Socio compromisario: Federico Cameno Higuera

Contacto

- Condiciones para la admisión: Tamara. Correo: tamara.c.scriptoryum@gmail.com

- Buzón de dudas, sugerencias y quejas: Jose. Correo: jose.g.scriptoryum@gmail.com

- Información general: Javier. Correo: javierscriptoryum@gmail.com

Videos ScripToryuM

Loading...

Noticias Frescas

Desde el día 1 de Enero de 2015 nos hemos trasladado a nuestra propia web: http://www.scriptoryum.com

Dejamos este espacio con más de 25.000 visitas, 286 entradas y dos videos. Ha sido un camino largo desde que empezáramos el 23 de Abril de 2012, un trabajo duro y constante lleno de momentos de alegría.

Nos sentimos orgullosos de lo que hemos alcanzado y por eso queremos compartir con todos vosotros este momento. Por este motivo nos mudamos, para seguir mejorando, para seguir creciendo, y para seguir entreteniéndoles, para lograr hacer que disfruten de la lectura y la escritura... para que disfruten de ScripToryuM.

Gracias de Corazón, gracias por seguirnos.


ScripToryuM

http://www.scriptoryum.com


Seguidores